Registro Nacional de Emisiones

La necesidad por mitigar y controlar la contaminación considerando el crecimiento de diversos sectores y el cumplimiento de los compromisos adquiridos a través de los Instrumentos Internacionales, ha dado como resultado la creación de nuevas herramientas a través de las cuales y mediante el conocimiento de datos, puedan implementarse acciones que tiendan a controlar la emisión de contaminantes.

El Registro Nacional de Emisiones (Registro) es un instrumento reconocido por la Ley General del Cambio Climático publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio de 2012 y regulado por el Reglamento de dicha ley en materia del Registro Nacional de Emisiones, publicado también en el citado Diario, el 28 de octubre de 2014.

Este Registro tiene entre sus objetivos recabar información respecto a las cantidades de las emisiones de Gases o Compuestos de Efecto Invernadero generados por los procesos y actividades de las fuentes fijas o móviles de un establecimiento ya sean propias o arrendadas (emisiones directas); así como las emisiones producidas fuera del establecimiento y como consecuencia del consumo de energía eléctrica o térmica (emisiones indirectas), siempre y cuando estas emisiones rebasen anualmente en suma total las 25,000 Toneladas.

Cabe mencionar que los Gases o Compuestos de Efecto Invernadero a reportar son: el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, el carbono negro u hollín, gases fluorados, hexafloruro de azufre, trifluoruro de nitrógeno, éteres halogenados, halocarbonos, mezclas de estos gases y otros gases identificados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y designados por la SEMARNAT.

Por otra parte la integración del Registro está a cargo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), y los artículos 3 y 4 del Reglamento de la Ley General de Cambio Climático en Materia del Registro Nacional de Emisiones (Reglamento), determinan los establecimientos que están sujetos a reporte, siendo éstos los que pertenecen a determinadas actividades y subsectores de los sectores de Energía, Industrial, Agropecuario, Comercio y Servicios, estando también obligados a:

  1. Identificar sus emisiones directas;
  2. Identificar sus emisiones indirectas;
  3. Medir, calcular o estimar las emisiones de todas las fuentes emisoras identificadas en el establecimiento aplicando las metodologías de cálculo mediante factores de emisión; o cálculo mediante balance de materiales;
  4. Recopilar y utilizar los datos que se especifican en la metodología de medición, cálculo o estimación que resulte;
  5. Reportar anualmente las emisiones directas o indirectas a través de la Cédula de Operación Anual (COA), cuantificándolas en toneladas anuales del Gas o Compuesto de Efecto Invernadero de que se trate y su equivalente en Toneladas de Bióxido de Carbono Equivalente anuales;
  6. Verificar obligatoriamente la información reportada; y
  7. Conservar la COA por un periodo de 5 años contados a partir de la fecha en que la SEMARNAT la haya recibido; así como la información, datos o documentos sobre las emisiones directas e indirectas, y la utilizada para su medición, cálculo o estimación.

Por otro lado y para verificar los reportes realizados, el mismo Reglamento faculta a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, para llevar a cabo actos de inspección y vigilancia.

Sin embargo, además de las obligaciones previamente señaladas y de la posibilidad de ser sujetos a un acto de inspección y vigilancia, el citado Reglamento establece como una obligación más que los responsables de los establecimientos sujetos a reporte, cada 3 años deben adjuntar a la información que presenten, un Dictamen de Verificación expedido por un Organismo acreditado y aprobado bajo las disposiciones de la Ley Federal Sobre Metrología y Normalización y su Reglamento, aplicable para los Organismos de Certificación y las Unidades de Verificación, a través del cual se comprueben las emisiones del establecimiento del año inmediato anterior al del reporte.

Es importante mencionar que los establecimientos cuyas emisiones no rebasen el umbral establecido (25,000 Toneladas de Bióxido de Carbono Equivalente), deberán de reportar sus emisiones para la conformación de los registros federales o locales a los que se encuentren sujetos siempre y cuando, las disposiciones jurídicas aplicables así lo establezcan, pudiendo la SEMARNAT suscribir acuerdos de colaboración o coordinación con otras dependencias o entidades de la Administración Pública Federal o con las autoridades competentes de las entidades federativas, para transferir información que haya sido recabada y que permita integrar el Registro Nacional de Emisiones.

Por último, es relevante puntualizar que en el Registro no sólo se recopila la información referente a las emisiones de Gases y de Compuestos de Efecto Invernadero, sino que también se registran, voluntariamente, los proyectos o actividades de mitigación que se llevan a cabo en el territorio nacional y que tienen como finalidad la reducción o absorción de las emisiones; el manejo sustentable o conservación de los ecosistemas para el aumento o conservación de los sumideros de carbono provenientes del sector forestal, y cualquier otra actividad que tenga como finalidad el secuestro de carbono.

Bibliografía:

Acuerdo que establece los gases o compuestos de efecto invernadero que se agrupan para efectos de reporte de emisiones, así como sus potenciales de calentamiento.


*Te recomendamos: Día Mundial de la Educación Ambiental

***

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s