Pesca Ilegal de Totoaba

A través de un comunicado de prensa el pasado 28 de diciembre del 2017, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) dio a conocer que durante un recorrido de vigilancia en la plataforma destinada a la verificación de mercancías en el Aeropuerto Internacional de Tijuana, Baja California, fue asegurado por elementos de la Policía Federal un cargamento ilegal de lo que parecía ser carne de Totoaba macdonaldi (Totoaba), por lo que de inmediato fue solicitado el apoyo de la PROFEPA a fin de que brindara su opinión técnica respecto de la identificación de la especie marina que se encontraba en dos contenedores de poliestireno tipo hielera que a su vez contenían empaques sellados al alto vacío.

Derivado de lo anterior, personal oficial de la PROFEPA en esa entidad, se constituyó en el sitio donde en compañía de los elementos de la Policía Federal procedieron a abrir los dos contenedores de poliestireno, constatando que dentro de éstos se encontraban un total de 52 empaques de carne de pescado, que por sus características físicas fueron reconocidas por los inspectores federales como pertenecientes a la especie Totoaba.

Al verificar detalladamente el cargamento, se observó que en los contenedores de poliestireno, así como en los empaques sellados al alto vacío, se encontraban etiquetas simples adheribles, en las cuales se señalaba aparentemente la empresa de la que procedía el producto marino; así como el lugar de destino del cargamento, sin embargo, el cargamento no contenía documento alguno a través del cual se acreditara la legal procedencia de los 52 ejemplares de Totoaba, razón por la cual se procedió a realizar las diligencias correspondientes por parte de las dos autoridades, quedando a disposición del Ministerio Público de la Federación el producto marino.

En este contexto es importante señalar que la Totoaba es una especie de pez endémico cuya sobreexplotación se ha desencadenado no solo por su carne sino principalmente por el valor de su vejiga natatoria o “buche”, ya que este órgano es considerado un ingrediente altamente cotizado en China, pues se cree que puede aumentar la fertilidad y mejorar la piel de las personas.

En cuanto a la protección de la Totoaba en nuestro país, se pude decir que los primeros intentos por preservar esta especie comenzaron en 1933, año a partir del cual se establecieron vedas parciales para proteger a esta especie durante su etapa de reproducción.

Asimismo en 1975, la captura de Totoaba fue prohibida de manera permanente en el Golfo de California, esto a través de la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Acuerdo que establece veda para la especie Totoaba, Cynoscion MacDonaldi, en aguas del Golfo de California, desde la desembocadura del Río Colorado hasta el Río Fuerte, Sinaloa en la Costa Oriental, y del Río Colorado a Bahía Concepción, Baja California, en la Costa Occidental.

Por otra parte en 1991, la Totoaba fue catalogada como una especie bajo “protección especial” a través de la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Acuerdo por el que se establecen los criterios ecológicos CT-CERN-001-91 que determinan las especies raras, amenazadas, en peligro de extinción o sujetas a protección especial y sus endemismos, de la flora y la fauna terrestres y acuáticas en la República Mexicana.

Como otra acción para la protección de esta especie, en 1992 fue prohibido el uso de las redes de enmalle estándar utilizadas para la captura Totoaba con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Acuerdo por el que se prohíbe el uso de redes agalleras de luz de malla superior a 10 pulgadas construidas con hilo nylon monofilamento, calibre 36 a 40 denominadas totoaberas, durante todo el año en el Golfo de California en el área que se indica. (En la Costa Oriental del Golfo de California desde Santa Clara, Sonora hasta la Boca del Río Fuerte, Sinaloa, (25°49’00” Latitud Norte y 109°26’00” Longitud Oeste), y en la Costa Occidental desde 31°40’42” Latitud Norte y 114°47’00” Longitud Oeste hasta Punta Concepción, Baja California Sur, (26°50’00” Latitud Norte y 111°54’30” Longitud Oeste). 

Anudando a lo anterior en 1994 la Totoaba fue enlistada como especie “en peligro de extinción” a través de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-1994 que determina las especies y subespecies de flora y fauna silvestres terrestres y acuáticas en peligro de extinción, amenazadas, raras y las sujetas a protección especial, y que establece especificaciones para su protección. 

Para el 2010 y debido a que el tamaño de sus poblaciones en el territorio nacional disminuyeron drásticamente poniendo en riesgo la viabilidad biológica de esta especie, se continuó considerando a la Totoaba como “en peligro de extinción” a través de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 Protección ambiental – especies nativas de México de flora y fauna silvestres – Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio – Lista de especies en riesgo.

Actualmente y con el objetivo de implementar medidas para demostrar la legal procedencia de ejemplares, partes y derivados de la Totoaba criada en cautiverio y disminuir así la captura ilegal de ejemplares en vida libre, en el 2017 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la Norma Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM-169-SEMARNAT-2017 que establece las especificaciones de marcaje para los ejemplares, partes y derivados de totoaba (Totoaba macdonaldi) provenientes de Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre.

Como podemos observar, históricamente existe un marco jurídico que ha intentado brindar protección a la Totoaba, sin embargo hasta el momento los esfuerzos han resultado insuficientes, pues su pesca ilegal continua en asenso, esto debido principalmente a que a pesar de que esta especie se encuentra considerada en peligro de extinción, su propio marco jurídico de protección continua manejando cierta flexibilidad, ejemplo de ello lo constituye el contenido de los artículos 39, 85 y 87 de la Ley General de Vida Silvestre a través de los cuales se permite el aprovechamiento de ejemplares de especies en riesgo siempre y cuando se dé prioridad a la colecta y captura para actividades de restauración, repoblamiento, reintroducción e investigación científica, lo cual permite al Estado Mexicano otorgar permisos para la creación de Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre, a través de los cuales es posible llevar a cabo la extracción, la crianza y la comercialización de Totoaba.

Por lo anterior y derivado de que las disposiciones jurídicas existentes hasta antes del año 2017 para la protección de esta especie no han presentado grandes avances en la materia, esperemos que con la aplicación de la Norma Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM-169-SEMARNAT-2017, pueda obtenerse un referente que permita fortalecer su protección, propiciando un mayor control respeto de los ejemplares de Totoaba que son destinados para la recuperación de su población y aquellos que son comercializados.


*Te recomendamos: Día Mundial de la Educación Ambiental

***

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s