Política Exterior en Materia Ambiental

En la actualidad y como parte de la evolución del derecho ambiental, México cuenta con diversas disposiciones jurídicas de derecho interno encaminadas a la protección del ambiente y de los recursos naturales, tal es el caso de las Leyes Federales y Locales en la materia, esto sin dejar de lado otros instrumentos derivados de las mismas como son las Normas Oficiales Mexicanas, las Normas Mexicanas y las Normas Ambientales de carácter local.

Además de las disposiciones mencionadas, nuestro país también dispone de dos valiosas herramientas que le permiten elevar la protección del ambiente y de los recursos naturales al ámbito internacional, nos referimos a los Tratados Internacionales y los Acuerdos Interinstitucionales, mismos que serán objeto de esta breve y precisa información.

El fundamento constitucional de los Tratados Internacionales se encuentra establecido en los artículos 1°, 76 fracción I y 89 fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los cuales reconocen la capacidad del Estado Mexicano para dirigir la política exterior de nuestro país y celebrar Tratados Internacionales por conducto del titular del ejecutivo y con aprobación del senado, como a continuación se señala:

“Artículo 1o. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.”

“Artículo 76. Son facultades exclusivas del Senado:

I. Analizar la política exterior desarrollada por el Ejecutivo Federal con base en los informes anuales que el Presidente de la República y el Secretario del Despacho correspondiente rindan al Congreso. Además, aprobar los tratados internacionales y convenciones diplomáticas que el Ejecutivo Federal suscriba, así como su decisión de terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos;”

“Artículo 89. Las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes:

X. Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, así como terminar, denunciar, suspender, modificar, enmendar, retirar reservas y formular declaraciones interpretativas sobre los mismos, sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales;”

Es importante mencionar que si bien, el texto constitucional no determina cuales son aquellas materias que pueden ser objeto de un Tratado Internacional, sí señala aquellos principios que deberá observar el titular del ejecutivo para direccionar la política exterior de nuestro país y celebrar este tipo de instrumentos, tal es el caso del principio relativo al “respeto, protección y promoción de los derechos humanos”; principio a través del cual es posible elevar la protección del medio ambiente y de los recursos naturales, a la luz de los Tratados Internacionales.

En cuanto a la legislación secundaria en materia de Tratados Internacionales y Acuerdos Interinstitucionales, México cuenta con la Ley Sobre la Celebración de Tratados, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 02 de enero de 1992, misma que no solo contempla a los Tratados Internacionales sino que además, fundamenta la existencia y sustenta el procedimiento para la celebración de los Acuerdos Interinstitucionales, definiendo a ambos instrumentos de la siguiente manera:

Tratado: el convenio regido por el derecho internacional público, celebrado por escrito entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y uno o varios sujetos de Derecho Internacional Público, ya sea que para su aplicación requiera o no la celebración de acuerdos en materias específicas, cualquiera que sea su denominación, mediante el cual los Estados Unidos Mexicanos asumen compromisos. De conformidad con la fracción I del artículo 76 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados deberán ser aprobados por el Senado y serán Ley Suprema de toda la Unión cuando estén de acuerdo con la misma, en los términos del artículo 133 de la propia Constitución.”

Acuerdo Interinstitucional: el convenio regido por el derecho internacional público, celebrado por escrito entre cualquier dependencia u organismo descentralizado de la Administración Pública Federal, Estatal o Municipal y uno o varios órganos gubernamentales extranjeros u organizaciones internacionales, cualquiera que sea su denominación, sea que derive o no de un tratado previamente aprobado.

El ámbito material de los Acuerdos Interinstitucionales deberán circunscribirse exclusivamente a las atribuciones propias de las dependencias y organismos descentralizados de los niveles de gobierno mencionados que los suscriben.”

Establecido lo anterior es importante señalar que en la práctica internacional tanto los Tratados Internacionales como los Acuerdos Interinstitucionales pueden ostentar otras denominaciones, de ahí que a los Tratados también se les suela denominar convenciones, pactos o protocolos, mientras que a los Acuerdos Interinstitucionales se les suele llamar también acuerdos administrativos, convenios ejecutivos, memorandos, entendimientos, entre otros, incluso se les suele denominar de manera indistinta a ambos instrumentos como acuerdos o convenios.

Por otra parte es de resaltar el hecho de que si bien ambos instrumentos comparten un fin común e incluso se les suele denominar de la misma manera, existen ciertas características que los hacen distintos entre sí, siendo algunas de ellas las siguientes:

  • Las partes que los suscriben, mientras que los Tratados sólo pueden ser celebrados entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos (por conducto de su titular) y uno o varios sujetos de derecho internacional público, los Acuerdos Interinstitucionales son celebrados entre una dependencia u organismos descentralizados de la Administración Pública Federal, Estatal o Municipal y uno o varios órganos gubernamentales extranjeros u organizaciones internacionales.
  • La fuente de la cual emanan, en este punto también podemos encontrar una diferencia muy notoria, ya que mientras los Tratados Internacionales se encuentran previstos a través de los artículos 1°, 76 fracción I y 89 fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los Acuerdos Interinstitucionales tienen su origen en la Ley Sobre Celebración de Tratados.
  • Quienes los aprueban, mientras que los Tratados Internacionales se encuentran sujetos a la aprobación del senado, en el caso de los Acuerdos Interinstitucionales las dependencias y organismos descentralizados de la Administración Pública Federal, Estatal o Municipal que pretendan celebrarlos solo deben mantener informada a la Secretaría de Relaciones Exteriores, para que esta se encargue de formular el dictamen correspondiente acerca de la procedencia para suscribirlo.
  • Por sus formalidades, ya que para que un Tratado Internacional sea obligatorio en el territorio nacional, debe publicarse previamente en el Diario Oficial de la Federación, mientras que en el caso de los Acuerdos Internacionales no, ya que éstos simplemente son inscritos en el registro de Acuerdos Interinstitucionales a cargo de la Secretaria de Relaciones Exteriores.

Como puede observarse existen características distintivas bastante marcadas entre ambos instrumentos, sin embargo y como ya se ha mencionado, ambos comparten un fin común, pues tanto los Tratados Internacionales como los Acuerdos Interinstitucionales, nos ofrecen un marco jurídico para desarrollar actividades específicas de colaboración con diversos fines, entre ellos el cuidado del ambiente y de los recursos naturales.

Bibliografía:

·Guía para la conclusión de tratados y acuerdos interinstitucionales en el ámbito internacional según la Ley Sobre la Celebración de Tratados Internacionales.


*Te recomendamos: Protección de la Tortuga Mariana en México

***

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s